Pásalo utiliza cookies propias y de terceros para analizar tráfico y para publicidad. Si sigues navegando aceptas nuestra Política de Privacidad

Día Internacional del Beso Robado: ¿Besar es bueno para la salud?

El día internacional del beso robado es una buena excusa para preguntarnos por la historia del beso, por cómo afecta a nuestra salud y por otras curiosidades. Una actitud humana conocida desde siempre y que despierta la curiosidad.
autor Enzo Argüelles
tiempo de lectura 3 min
Publicado: 6 jul 2022

El Dia Internacional del Beso Robado se celebra hoy, 6 de julio, en todo el mundo.

Y aunque en muchas partes le quitan el apellido, lo cierto es que no se puede confundir con el Día Internacional del Beso, a secas, que se celebra el 13 de abril.

Aquel día celebrábamos el aniversario del beso más largo de la historia, que duró nada menos que 58 horas y fue protagonizado por una pareja tailandesa durante un certamen.

Lo de hoy tiene un origen desconocido, aunque es  una fecha cada ves más seguida y que ya se celebraba en Reino Unido hace más de cien años, allá por el siglo XIX.

Pero la razón de su popularidad actual se atribuye a la la cantidad de fotos de besos robados que con motivo de este día se suben a las redes sociales para sorpresa y envidia de los amigos.

Porque para lo más atrevidos es una excusa para robar un beso… si la otra persona quiere, claro.

Como ocurrió aquel 14 de agosto de 1945, cuando el fotógrafo Alfred Eisenstaedt captó la imagen del beso robado más famoso de la historia.

Es el beso que le dio el marinero norteamericano a la enfermera en Times Square, para celebrar la victoria de los Estados Unidos sobre Japón en la Segunda Guerra Mundial.

¿Qué tiene de bueno besarse?

Algo bueno debe tener cuando se practica en el mundo entero.

Pero la razón de por qué nos besamos continúa siendo un misterio incluso para los mejores científicos capaces de desentrañar los misterios de nuestras mentes.

Y sobre su origen, los primeros vestigios conocidos datan del año 2500 a.C. en los templos de Khajuraho, en la India.

Pero sea cual sea la historia y sus orígenes, lo que sí sabemos ahora es que besarse es bueno para la salud… siempre que las dos personas estén sanas.

Porque…

  • En el beso se produce un intercambio de bacterias capaz de aumentar las defensas del organismo y fortalecer nuestro sistema inmunológico.
  • El beso aumenta la presión arterial y el ritmo cardíaco, lo que es bueno porque descompone las hormonas del estrés,
  • Durante el beso tensamos 30 músculos faciales, lo que es bueno para el cutis y también protege de algunas arrugas
  • En el beso se libera dopamina, serotonina y oxitocina, las hormonas de la felicidad
  • Porque generalmente aumenta nuestra autoestima.
  • Y porque un beso intenso quema hasta 15 calorías, lo que significa que una copa de vino la “quemaríamos” con solo 15 besos.

¿Y cuando hay más peligro de contagio que otra cosa?

Lo acabamos de vivir, y después de tanto tiempo en el que los besos quedaron prisioneros tras las mascarillas, nadie puede llamarse a engaño

Según el sitio web del prestigioso Instituto Robert Koch alemán, todo tipo de enfermedades de transmisión sexual también pueden contagiarse por vía oral, como la gonorrea o la sífilis, que desgraciadamente están cada vez más extendidas.

Tampoco nos vamos a olvidar de la pandemia y la capacidad de contagio que el coronavirus SARS-CoV-2 tenía por vía oral.

Y ahora mismo no deberíamos olvidarnos del peligro de la viruela del mono, aunque no está claro que se contagie por besos.

Así que para celebrar el Día Internacional del Beso Robado, es imprescindible no olvidar que la prudencia continúa siendo la mejor de las recomendaciones.

Nos besamos 100.000 veces en la vida

Finalmente, algunos datos curiosos:

  • Nueve de cada diez mujeres prefieren besar con los ojos cerrados, mientras solo la mitad de los hombres hacen lo mismo.
  • La mayoría de las mujeres, como los hombres, inclinan la cabeza hacia la derecha al besar.
  • Un beso promedio de hoy dura 12 segundos, mientras en la década de los 80 duraba algo menos de 5 segundos y medio.
  • Los seres humanos reciben un número estimado de 100.000 besos a lo largo de la vida.
  • Algunos científicos aseguran haber descubierto que aquellos que besan mucho viven hasta cinco años más.
  • Hay animales que también besan, como los chimpancés, o el gourami besador, un pez de agua dulce bastante grande que está muy extendido en el sudeste asiático .

Noticias | Salud | Religión | Viajando con Héctor | Curiosidades | Deportes
Política de Privacidad