Pásalo utiliza cookies propias y de terceros para analizar tráfico y para publicidad. Si sigues navegando aceptas nuestra Política de Privacidad.

Impresionante vídeo del ataque de un oso a un cazador… que sólo tenía una flecha

Se llama Richard Wesley, de Ontario, y estaba cazando en el Río de Fuego de Canadá cuando vio a lo lejos a un oso negro que parecía no descubrirle… hasta que comenzó a andar hacia él. El cazador sólo tenía un arco y una flecha para hacer caso a un enorme animal. Richard Wesley estaba […]
autor Enzo Argüelles
tiempo de lectura 2 min
Publicado: 26 may 2017

Se llama Richard Wesley, de Ontario, y estaba cazando en el Río de Fuego de Canadá cuando vio a lo lejos a un oso negro que parecía no descubrirle… hasta que comenzó a andar hacia él. El cazador sólo tenía un arco y una flecha para hacer caso a un enorme animal.

Richard Wesley estaba grabando todo en vídeo y en las imágenes se ve cómo el oso, que aparece por primera vez a una distancia de poco más de treinta metros, lo descubre y comienza a correr hacia él.

El cazador, que por arma sólo teía un arco, y para disparar sólo le quedaba una flecha, comienza a retroceder y a emitir gritos con la esperanza de que el oso se asuste y desista en el ataque que parece inevitable.

Y fue inevitable. El oso negro se acerca a él, y cuando ya está encima salta sobre su presa en lo que parece ser un ataque directo al hombro o al cuello de Richard. Pero en el vídeo se intuye que el cazador consigue desviarle la boca con el arco.

En ese momento la cámara cae y no se ve la lucha. Sólo se escuchan los forcejeos durante unos angustiosos quince segundos, que es el tiempo que pasa hasta que el cazador recupera la cámara, sale andando y comenta “debería haber disparado mucho antes”.

Milagrosamente, Wesley sólo tuvo un golpe en el codo, a consecuencia de la caída, pero ni un mordisco del oso que muy pronto le dejó en paz.

Así que el cazador comentaba después del susto: “Estoy muy feliz después de este enfrentamiento con un oso negro durante nuestra caza de primavera. No tengo heridas excepto un codo magullado y el ego dañado porque el oso me tiró al suelo. Y estoy realmente feliz de que este fuese el resultado cuando podía haber tendio un trágico final. Otra vez se ha demostrado que el oso negro es un animal salvaje y también impredecible.”

Noticias | Salud | Religión | Viajando con Héctor | Curiosidades | Deportes
Política de Privacidad