Pásalo utiliza cookies propias y de terceros para analizar tráfico y para publicidad. Si sigues navegando aceptas nuestra Política de Privacidad

Los 29 coptos fueron asesinados, uno a uno, por negarse a renunciar a su fe

autor Enzo Argüelles
tiempo de lectura 3 min
Actualizado: 1 nov 2017Publicado: 29 may 2017

Ayer, en la catedral de Mar Morcos (San Marcos) de la pequeña ciudad de Bani Mazar, en la provincia central de Minya, tuvo lugar el funeral por varios de los 29 peregrinos coptos asesinados el viernes por terroristas del Estado Islámico cuando se dirigían a visitar el monasterio de San Samuel. Murieron uno a uno. Con fríos disparos en la cabeza o en la cara. Como mártires por negarse a renegar de su fe.

Era un convoy de varios vehículos en el que viajaban decenas de niños que iban con su parroquia, obreros contratados para unas obras en el monasterio y fieles peregrinos que iban a rezar como suelen hacer los coptos, que representan cerca del 10% de los casi 92 millones de egipcios.

Los mataban uno a uno

El padre Rashed, después de visitar a los heridos, da detalles sobre lo que ocurrió en una peregrinación que acabó en tragedia, aunque llenó el cielo de nuevos mártires.

“Fueron unos ocho terroristas enmascarados los que dispararon contra los vehículos. Llegaron a bordo de tres pick-up y abrieron fuego contra los vehículos. Después, subieron y preguntaron si eran cristianos, a lo que respondieron que sí”. Y a partir de ahí comenzaron su ‘macabro rito’ de conversión.

“Querían obligar a los cristianos a renunciar a su fe y convertirse al Islam. Les iban bajando del autobús y les pedían a gritos que recitaran la ‘shahada’, una oración musulmana por la que juran que no hay más Dios que Alá y Mahoma su profeta, antes de convertirse y renunciar a su fe cristiana.”

“Les bajaban del autobús, les hacían arrodillarse en la arena, y con la pistola apoyada en su nuca, en su cara o en su boca les exigían renunciar a su fe.”

“Pero todos se negaron. Les disparaban con absoluta frialdad. Uno detrás de otro. En la cabeza o en la cara. Pero todos prefirieron morir como cristianos. Personas viejas, de mediana edad o niños. Todos fueron fieles a Dios y ya están en el cielo”.

Dolorosa misa funeral

Durante la misa funeral, los fieles no podían contener sus lágrimas. No tenían apenas fuerza y saben lo que les espera. Porque el Estado Islámico se ha comprometido a multiplicar los atentados contra los coptos.

“No es nuevo para nosotros ser el blanco del terrorismo. Estamos convencidos de que nos espera un auténtico baño de sangre de cristianos. Pero no tenemos miedo“. Y lo mismo decía Hanan Faud, que perdió a sus vecinos. Una familia de seis personas de tres generaciones diferentes: “Va a volver a pasar. No pasa un mes sin que maten cristianos”.

Ataque en respuesta al EI

El grupo yihadista Estado Islámico reivindicó el  sábado el ataque perpetrado contra cristianos coptos que dejó 29 muertos, entre ellos una gran cantidad de niños, según su agencia de propaganda Amaq.

En respuesta al ataque, la aviación egipcia bombardeó campos de entrenamiento de yihadistas en Derna, Libia. Testigos afirmaron que se habían efectuado cuatro ataques aéreos en esa ciudad, controlada por una milicia próxima a Al Qaeda. Y aunque un portavoz de los Muyahidines de Majlis aseguró que el bombardeo no causó víctimas, la fuerza aérea libia, que goza del apoyo de Egipto, bajo el control del caudillo militar Jalifa Haftar, aseguró que había participado en el ataque y que el bombardeo había causado “grandes pérdidas”.

Telegrama del Papa Francisco

El Papa Francisco condenó el sábado el atentado terrorista contra un autobús de cristianos coptos en la provincia de Menya, a unos 300 kilómetros al sur de El Cairo en Egipto, y calificó el ataque como un “acto insensato de odio”.

Estas consideraciones fueron plasmadas en un telegrama redactado en inglés y enviado al presidente egipcio, Abdel Fattah Al Sis. En el texto Francisco se muestra “profundamente entristecido” al conocer del “bárbaro” ataque en el centro de Egipto, y lamenta la “trágica pérdida de vidas” y los heridos, además de manifestar su solidaridad con todos los afectados por este “ultraje violento”.

“Atento de un modo particular a aquellos niños que han perdido sus vidas, su santidad encomienda las almas de los difuntos a la piedad del todopoderoso”, indicó el mensaje dado a conocer por la sala de prensa vaticana.

“El Santo Padre asegura a las familias en luto y a todos los que han sido afectados, sus fervientes oraciones y promete seguir luchando a favor de la paz y la reconciliación”, añadió.

Noticias | Salud | Religión | Viajando con Héctor | Curiosidades | Deportes
Política de Privacidad