Pásalo utiliza cookies propias y de terceros para analizar tráfico y para publicidad. Si sigues navegando aceptas nuestra Política de Privacidad

El mundo sigue sin estar preparado para la próxima pandemia, dice un informe

Un análisis sobre cómo están preparados los países para luchar contra una pandemia ha resultado tan decepcionante como nos podíamos esperar, visto lo visto. Tanto que algún experto ha llegado a asegurar que es un es “un informe condenatorio. El mundo no está listo”.
autor Paloma Gay
tiempo de lectura 5 min
Publicado: 18 ene 2022

Después de una pandemia y más de 5 millones de muertos, es especialmente interesante saber cuánto ha aprendido el mundo.

Seguramente no le sonará mucho, pero Nuclear Threat Initiative, un grupo de seguridad global sin ánimo de lucro, y el prestigioso Centro Johns Hopkins, elaboran desde hace unos años un informe que han llamado “Índice de Seguridad Sanitaria Global”.

Y en su última edición, publicada hace unos días, los datos han vuelto a ser catastróficos para el mundo y sus dirigentes.

Concluye que casi dos años después de iniciarse la pandemia de Covid-19, el mundo sigue “peligrosamente preparado”: Ningún país está bien posicionado para responder a un gran brote.

Índice de Seguridad Sanitaria Global

El Índice de Seguridad Sanitaria Global 2021 clasifica a 195 países según su capacidad para responder a epidemias y pandemias.

La versión inaugural del índice se publicó unos pocos meses antes de que apareciesen en el mundo los primeros casos de COVID. Y entonces llegaron a la conclusión de que ninguna nación estaba preparada para tal crisis.

Una realidad que se mostró con crudeza durante los inicios de pandemia. Pero que ahora es mucho más grave.

Porque casi 2 años después, y con millones de muertos a nuestras espaldas, el informe concluye que el mundo no está mejor preparado hoy en día de lo que estaba entonces.

Por eso el director ejecutivo del Instituto de Prevención de Pandemias de la Fundación Rockefeller, Dr. Rick Bright, que no participó en la creación del índice, es tajante en su análisis:

– “Yo diría que esto es un informe condenatorio. El mundo no está listo”.

Datos de elevada gravedad

Tanto tiempo con el mundo infectado y lleno de muertes, Para terminar con un respiro que nos dieron los políticos pero que aparentemente no nos dio el coronavirus.

Y después de todo:

– Más del 90% de los países continúa sin tener un plan para distribuir vacunas o medicamentos durante una emergencia.

– El 70% carece de capacidad suficiente en hospitales, clínicas y centros de salud.

La consecuencia más inmediata es que mientras los riesgos políticos y de seguridad han aumentado en todo el mundo, la confianza del público en el gobierno no para de disminuir.

Otra de las acusaciones del informe asegura que muy pocas naciones en el mundo han realizado inversiones específicas para mejorar la preparación general para emergencias.

Tanto que una de las autoras principales del estudio, la epidemióloga de la Escuela Bloomberg, Jennifer Nuzzo, asegura que:

– “A menos que los líderes políticos actúen para garantizar que se mantiene lo que sea que hayan hecho durante los peores momentos de la COVID, podríamos constatar que hoy nos encontrarnos de nuevo donde comenzamos, o incluso peor”.

Así se hizo el informe

Para elaborar este Índice de Seguridad Sanitaria Global 2021, los investigadores calificaron a cada país según una variedad de factores

Evaluaron:

– Los sistemas de atención médica.
– La fuerza laboral, laboratorios.
– Las cadenas de suministro.
– Las infraestructuras.
– La confianza en el gobierno…

A cada nación se le iba asignando una puntuación de 0 a 100.

La puntuación promedio fue de 38,9 sobre 100.

Un dato que debería ser aterrador para nuestros dirigentes, porque la nota es todavía más baja ahora que el promedio de 2019, en el que obtuvieron un 40,2.

Por supuesto, ningún país entró en el nivel superior de preparación, que se consideraba a partir de los 80,1 puntos.

¿Los primeros puestos lo merecen?

Estados Unidos, que ocupó el primer lugar en el índice de 2019, mantuvo su posición en la cima de la clasificación, con una puntuación de 75,9, mientras que Australia, Finlandia, Canadá y Tailandia completaron los cinco primeros puestos.

La clasificación superior sorprendió a algunos expertos, dado lo que se ha considerado una respuesta fallida a una pandemia.

“¿De verdad, Estados Unidos puede ser el número 1?”

Es la pregunta que se hizo el doctor Ezekiel J. Emanuel, un bioético de la Universidad de Pensilvania que fue miembro de la Junta Asesora Covid-19 del presidente Biden durante la transición entre administraciones presidenciales.

“No creo que sea una clasificación creíble”.

Necesita explicación

El doctor Nuzzo explicó que el índice se diseñó para medir las herramientas y los recursos que una nación tiene a su disposición. Pero no podían predecir la eficacia con la que se utilizarían esos recursos en una emergencia.

“El hecho de que exista en papel no significa que vaya a funcionar”, dijo.

Y de hecho, Estados Unidos tenía “la puntuación más baja posible en la confianza pública en el gobierno”, señaló el informe.

Rebecca Katz, directora del Centro de Ciencias y Seguridad de la Salud Global de la Universidad de Georgetown, dijo que estaba de acuerdo con la evaluación de que el mundo no estaba preparado para otra pandemia. Y no le sorprendió que los puntajes no hubieran mejorado desde 2019.

“Todavía estamos en medio de una pandemia”, dijo la doctora Katz.

“Todo está en llamas. Por lo tanto, no ha habido mucho desarrollo de capacidades estratégicas a largo plazo”.

El informe recomienda que los países incluyan fondos para la seguridad sanitaria en sus presupuestos nacionales y revisen su desempeño en la pandemia actual para que puedan aprender de la experiencia, entre otras acciones.

Lástima que demasiados gobernantes no están dispuestos a hacer análisis. Les preocupa mucho más salir bien parados que ver lo que se ha hecho mal para rectificar y mejorar de cara a mejorar en el futuro.

Dados los eventos que se han desarrollado en los últimos dos años, también podría ser inteligente centrarse en elementos de preparación para una pandemia que van más allá de las capacidades y capacidades técnicas.

Concretamente el doctor Nahid Bhadelia, director fundador del Centro de Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Universidad de Boston, manifestó:

– “Necesitamos pensar en nuestra capacidad para mantener comunidades saludables cuando una crisis se prolonga”.

– “Lo que es importante para las comunidades no es solo la respuesta a la pandemia, sino también la manera en la que administramos nuestras vidas cotidianas y nuestras empresas mientras está ocurriendo la crisis.

Noticias | Salud | Religión | Viajando con Héctor | Curiosidades | Deportes
Política de Privacidad