Pásalo utiliza cookies propias y de terceros para analizar tráfico y para publicidad. Si sigues navegando aceptas nuestra Política de Privacidad

Un nuevo estudio asegura que un matrimonio feliz es bueno para la salud

autor Enzo Argüelles
tiempo de lectura 4 min
Publicado: 8 jun 2017

Que el matrimonio es bueno para la salud no es una opinión más o menos antigua, es un hecho científico. Puede que para muchos no esté de moda, pero existen múltiples estudios que demuestran sus bondades. Y acaba de ver la luz uno nuevo, realizado por investigadores de la Facultad de Medicina de Aston, en Birmingham. Con un estudio de campo de casi un millón de pacientes. Y una conclusión objetiva: Las personas con diabetes tipo 2, presión arterial alta y el colesterol alto tienen más probabilidades de sobrevivir si están casados que los que son solteros.

Más de 900.000 pacientes han sido analizados por los investigadores de la universidad de Aston para llegar a la conclusión de que el matrimonio tiene un efecto protector sobre la salud. En el caso concreto al que se dedicaron, los pacientes de diabetes tipo 2, con la tensión y el colesterol alto, afectaba directamente a su supervivencia.

Y los doctores atribuyen el efecto protector a que el matrimonio les permite un mayor apoyo para enfrentarse a los cambios necesarios de su vida. Tienen un aliado en casa, su cónyuge, para que se tomen en serio el cuidado personal, para que puedan cambiar el estilo de vida o el régimen de comidas si es necesario, y para que se tomen la medicación.

Y no es un caso aislado. El año pasado, el mismo equipo investigador formó parte de un grupo más amplio que demostró con datos que las personas casadas tienen más facilidad para sobrevivir a un ataque al corazón.

Otros estudios también demuestran que los análisis de las personas casadas reflejan niveles más bajos de cortisol, la hormona del estrés, lo que les aporta hasta un 10% o un 15% menos de posibilidades de morir antes de tiempo. Y lo mismo ocurre con las depresiones o los cuadros de ansiedad, que afectan menos a los casados que a los solteros.

Mejora la tensión

Otro estudio publicado por The Journal of Hypertension (El Diario de Hipertensión) y realizado por los investigadores de la facultad de Medicina de Harvard con 325 pacientes que fueron controlados durante dos años, coincide en la bondad del matrimonio.

El estudio consistió en seleccionar a 325 personas, aproximadamente la mitad de ellas casadas, y teniendo en cuenta factores como el nivel socio económico, la edad, la dieta y el índice de masa corporal para poder llevar a cabo las comparaciones.

Los investigadores sometieron a todos los individuos a una dieta bastante estricta, a la vez que les hicieron ponerse aparatos electrónicos para tener datos de su tensión arterial durante todas las horas del día.

Pues bien, los doctores Finnian y McCausland, autores del estudio, llegaron a la conclusión de que las condiciones de tensión arterial eran significativamente mejores en las personas casadas que en las solteras. Y el único factor diferencial de bienestar válido para extraer esa conclusión era estar o no estar casado.

Los investigadores asociaron los resultados al apoyo emocional de la pareja. Y tras observar con datos que cuando las personas se sienten conectadas y comprendidas por su cónyuge, la salud mejora de manera notoria… llegaron a la conclusión de que el apoyo entre los miembros de la pareja es un factor determinante para la persona que atraviesa por cualquier tipo de enfermedad.

Lo importante es acertar

Claro que también hay estudios que dicen lo contrario, aunque quizás sean menos abundantes. Un estudio realizado en Suiza a 11.000 personas durante 16 años, llegó a la conclusión de que quienes se casaron en ese tiempo tenían ahora peor salud que los que seguían solteros. Aunque uno realizado en Londres en 2015 decía justo lo contrario, aunque aseguraba que en las mujeres la diferencia entre casadas y solteras era muy pequeña.

Es importante también que tener en cuenta el riesgo de que el matrimonio se acabe o se rompa. Porque los viudos y los solteros tienen peor salud que aquellos que se mantuvieron siempre solteros. Y aquellos que tuvieron una ruptura matrimonial en la mediana edad vivieron menos años que los que seguían casados, y menos que quienes se mantuvieron solteros.

La conclusión es fácil. Porque para que todos estos datos sean reales, la clave está en acertar con la pareja. Porque también se ha demostrado en bastantes estudios que un matrimonio estresante puede aumentar el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, sobre todo si se compara con los datos de un matrimonio feliz.

Así que ya se sabe cuál es la clave: Es bueno casarse… pero acertando.

Noticias | Salud | Religión | Viajando con Héctor | Curiosidades | Deportes
Política de Privacidad